El colon-check es una prueba diseñada para ser aplicada en pacientes sin síntomas gastrointestinales y que no tengan antecedentes familiares de cáncer colorrectal.

Se recomienda su realización a partir de los 40 años, para hombres y mujeres. Esta esas se considera de acuerdo a las estimaciones, entre los 40 y los 75 años es cuando más se diagnostica cáncer colorrectal.

“Si el examen es positivo, indica que puede haber una alteración en el recto o el colon, por lo que se sugiere continuar la búsqueda con una colonoscopía total la cual en nuestra clínica cuenta con los mejores especialistas para su realización. En caso de resultar negativo, indica que hay bajas posibilidades de encontrar hallazgos malignos y se sugiere realizarlo nuevamente al año siguiente.

Este test tiene varias ventajas, no es invasivo, no duele ni es molesto para el paciente. Tampoco requiere una preparación intestinal y es económico. Sirve además como screening para diferenciar a quiénes deben pasar por una colonoscopía y quiénes no.